¿Qué es el Bruxismo? y ¿Cómo saber si lo tengo?

¿Eres de los que sufren dolor de cuello y espalda al despertar? No asocies estos síntomas con una mala posición al dormir, en realidad puedes estar sufriendo bruxismo y aun no lo sabes. ¡Descúbrelo con nosotros!

Es un problema psico-neuro-muscular que consiste  en el acto de apretar o rechinar los dientes durante la noche o de día, es un comportamiento inconsciente, potencialmente destructivo sobre las estructuras dentarias, el periodonto, la musculatura y la articulación de la mandíbula y el maxilar.

Puede que no se dé cuenta que lo hace hasta que alguien más le comente que escucha rechinar sus dientes mientras duerme; también se puede descubrir en la visita dental pues sus dientes se encontrarán desgastados o el esmalte fracturado.

Este hábito nocivo al desarrollarse durante el sueño es difícil que sea percibido con rapidez, es por eso que  en algunos casos puede llegar a niveles donde el  daño a  la dentadura sea extremo.

                                                                                     

El bruxismo provoca que los dientes duelan o se aflojen y lleguen literalmente a fracturarse. Además de destruir el hueso que soporta el diente y causar problemas de articulación, tal y como  el síndrome de la articulación temporomandibular.

Consecuencias

Signos y síntomas

Síntomas:

  1. Dolor en los músculos faciales (cara) cansancio de los músculos de la masticación debido a la hiperactividad muscular
  2. Inflamación de los músculos y articulaciones en las sienes, que provocan contracturas y dolor de cabeza
  3. Dolor de cuello, hombros y espalda
  4. Dolor de oídos
  5. Sensibilidad dental
  6. Insomnio

Signos:

  1. Desgaste de los dientes, con superficies desgastadas y daños en el esmalte, que expone la parte interna del diente (dentina) y provoca la sensibilidad.
  2. Fracturas Dentales
  3. Problemas con la articulación mandibular que puede disminuir la apertura bucal (llamado trismus)
  4. Otros problema son los daños en la parte interior de la mejilla y la lengua.

Una vez que detectó los síntomas se tienen que buscar sus causas, si bien no se conocen en su totalidad se piensa que existen numerosos factores emocionales y físicos que contribuyen a desarrollar esta actividad neuro-muscular. Algunos de estos factores o causas son:


Factores oclusales: Las interferencias de dientes (como dientes muy salidos, rotados, etc.) se asocian a contactos deficientes que alteran el patrón de cierre, es decir de las dentaduras que al morder tienen dientes que tocan uno o dos lugares antes que el resto. Eso ocurre, generalmente, cuando se extrajeron dientes a corta edad, o arreglos y coronas que no quedaron bien adaptadas y alineadas con el resto de piezas dentarias.

Factores psicológicos: Puede ser definido como una descarga del estrés, la tensión y la ansiedad que provocan  las preocupaciones  de la vida cotidiana: el trabajo, la pareja, la familia, la situación económica y demás. También el tipo de personalidad puede influir, ya que suele afectar a las personas que experimentan tensión nerviosa, ira, dolor o frustración frecuentes y a las personas demasiado competitivas, apresuradas o con tendencias agresivas.

Sueño: El bruxismo nocturno se ha clasificado como un trastorno de sueño. Se relaciona con el movimiento ocular rápido (REM) durante la etapa del sueño. El número y duración de los episodios dependen de diferentes variables, como la posición que el paciente adopte al dormir.

Diferentes tipos de bruxismo:

El bruxismo ha sido dividido en cinco categorías:

  1. Bruxismo de apretamiento: Se produce por apretar los dientes en una posición determinada mientras hay contracción muscular; no produce desgaste de los dientes.
  2. Bruxismo de frotamiento: En este caso sí hay desgaste de los dientes, el paciente los fricciona produciendo contracción y relajamiento de los músculos en forma alternada.
  3. Bruxismo diurno: Puede ser de apretamiento o friccionamiento, a veces inconsciente pero generalmente consciente. Se relaciona con hábitos como morderse los labios, comerse las uñas, entre otros.
  4. Bruxismo nocturno: Es aquel que se presenta en el sueño. Puede ser de apretamiento o frotamiento. En este caso se presenta cansancio muscular al despertar.
  5. Bruxismo diurno o nocturno: Se da en pacientes crónicos que bruxan constantemente.